miércoles, 10 de noviembre de 2010

Continúan manifestaciones contra concesión de nuevo hospital

Continúan manifestaciones contra concesión de nuevo hospital

Antofagasta.- Otra manifestación en contra de la concesión del nuevo Hospital Regional de Antofagasta se realizó la mañana del martes 9 de noviembre en dependencias del actual centro de salud ubicado en Avenida Argentina. En esta ocasión, una cincuentena de funcionarios se agruparon con pancartas y megáfonos en el hall del recinto, solicitando sus dirigentes reunirse con el director del principal centro asistencial de la región, doctor Zamir Nayar, criticando lo que ellos consideran una actitud indecisa y poco clara en relación a este complejo tema.

Los funcionarios continúan manifestando su rechazo a la concesión de diversas áreas del nuevo hospital, aduciendo que tienden a privatizar la salud pública y con esto, encarecer los costos de atención de salud, afectando con esto a los sectores de menos recursos. Además, señalan que los beneficios que reciben los funcionario de la salud pública se verán enormemente reducidos por esta modalidad, por cuanto prefieren apoyar la Gran Reforma Sanitaria del Bicentenario, propuesta que parte justamente de los funcionarios agrupados en diversos los diversos organismos de la salud primeria y que tiende a reforzar el rol del estado en la mantención de la salud pública.

Hugo González, Presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud de Antofagasta, manifestó su apoyo a estas manifestaciones y su rechazo a la concesión del nuevo hospital.

Por su parte, el director del Hospital Regional Samir Nayar, manifestó que su posición siempre ha sido la misma en torno a la concesión del hospital, lo que para él constituye la única forma de solventar el alto costo que implica la construcción del nuevo recinto.

En ese sentido, la posición de las autoridades es firme en relación a continuar con este proceso, siempre y cuando se mantengan las reglas acordadas desde un primer momento. Los trabajadores, en tanto, continuarán sus manifestaciones con la intención de detener este proceso que, a estas alturas, ya parece irreversible.