lunes, 4 de octubre de 2010

LAS PRINCIPALES DEUDAS QUE MANTIENE CHILE CON LOS ADULTOS MAYORES


LAS PRINCIPALES DEUDAS QUE MANTIENE CHILE CON LOS ADULTOS MAYORES



Cada 1 de octubre desde 1990 que en todo el mundo se festeja el Día del Adulto Mayor.

SANTIAGO, octubre 1.- En Chile en el año 2050 el cuarto de su población será adulto mayor. Cuando se conmemora su día aparecen nuevamente las grandes deudas que mantiene el Estado Chileno con este segmento de la población.

La Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile en su permanente preocupación por los adultos mayores llama a las autoridades a tomar real conciencia de este gran saldo pendiente.

Apenas cuarenta geriatras para dos millones 213 mil personas mayores de 60 años. Una cifra paupérrima, si se consideran los estándares internacionales que indican 1 geriatra por cada cinco mil habitantes. En Chile hay uno por cada 250 mil personas, explica El Dr. Juan Carlos Molina, geriatra del Hospital Clínico Universidad de Chile y Presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile.

Asimismo, indica que: “Debiera haber entre 300, 400. Es una gran negligencia del Estado Chileno, porque no ha sido capaz de formar recursos humanos relacionados con el cambio demográfico.

Para el Dr. Rubén Alvarado, director Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile “a pesar que hoy existe una delineada una política nacional para el adulto, no se ha establecido como una prioridad dentro de los programas ministeriales. Se habla de equidad, pero aún no se ha implementado un sistema de atención preferencial para los adultos mayores y los más perjudicados son los ancianos más vulnerables (pacientes postrados y/o con discapacidad física o mental). También, se menciona la solidaridad intergeneracional y se tiene que recurrir a un recurso legal ante el Tribunal Constitucional para que los planes de Isapre no perjudiquen a los adultos mayores. Por otro lado, se menciona la necesidad de incentivar la formación de recursos humanos en el área, sin embargo, no se ha establecido ningún programa formativo ministerial y sólo se mantienen los programas de especialización de 3 universidades (Universidad Católica, U. de Chile y U. Mayor). Tampoco se ha planteado la necesidad de implementar sistemas de atención específica para el adulto mayor dentro de la red de salud pública (no se habla de servicios de geriatría en hospitales públicos, ni de otros niveles asistenciales dirigidos a los adultos mayores”.

Para el Dr. Víctor Carrasco Jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Clínico Universidad de Chile, “la ausencia de un sistema de salud adecuado a sus múltiples dolencias, la prevención de la discapacidad o su tratamiento oportuno, la carencia de cuidados continuados, la falta de atención hospitalaria especializada, la ausencia de una red socio-sanitaria que resuelva problemas de salud y particularmente problemas sociales vinculados a la discapacidad física y mental, son otros de las deudas que arrastra el área salud.

Santiago y otras grandes ciudades del país tampoco han sido generosas con los adultos mayores. Aunque hay avances, aún persistentes graves deficiencias: veredas en mal estado, barreras arquitectónicas, escasez de espacios públicos, transporte público. Según el Dr. Molina “Santiago no se ve como una ciudad amigable para nuestros adultos mayores. Hay todavía dificultad para do de acceso a instancias culturales, de salud y de servicios. A su juicio, es fundamental "que se piense en hacer ciudades para la gente, no para los autos", lo que implica dar espacios para que haya aceras planas, sin hoyos, y con semáforos con tiempos más largos”, explica. Otro punto importante es la seguridad en los barrios. Los adultos mayores lamentablemente son blanco predilecto de ladrones que se aprovechan de su capacidad física.



Derechos Reservados Terra Networks Chile S.A