miércoles, 26 de enero de 2011

Cenabast perdió $1.500 millones en fármacos

Cenabast perdió $1.500 millones en fármacos y en sus bodegas “campean los roedores”
EL MERCURIO , 26 Enero 2011 Modernización de Empresas

Auditoría hecha a la Central de Abastecimiento de Salud: “No podemos seguir comprando (medicamentos) para alimentar ratones”, dijo el ministro de Salud, Jaime Mañalich, al presentar auditoría.La historia de los últimos veinte años en Salud ha mostrado, cada cierto tiempo, intentos de modernizar, reestructurar o derechamente eliminar a la Central de Abastecimientos (Cenabast) del Ministerio de Salud. Esta entidad es la encargada de licitaciones, bodegas y distribución de medicamentos para el sector público.


La administración de Jaime Mañalich volvió a la carga contra la repartición y busca una reestructuración profunda, eliminando de sus atribuciones el bodegaje y la distribución de los remedios. Además, quiere agilizar su administración mediante la eliminación de mil de los mil novecientos procesos de compra que se requieren en la actualidad.

Un informe de auditoría externa, encargado a la consultora Price Waterhouse por el Minsal, muestra que hubo $5.000 millones en pérdidas durante 2010, de los cuales $1.500 millones corresponden a dificultades por medicamentos mal manejados, vencidos y a problemas de distribución.

Con esto, Mañalich intenta dar el golpe de gracia a una institución que ha sido objeto de diferentes informes de fiscalización que hablan reiteradamente de desórdenes administrativos, pérdidas y robos de medicamentos, y hasta la presencia de ratones conviviendo con los fármacos almacenados. “No podemos seguir comprando (medicamentos) para alimentar ratones”, dijo el ministro.

El escenario es difícil para los planes del Gobierno, porque desde la oposición ya se han escuchado voces acusando el desmantelamiento de la institución, particularmente de miembros de la comisión de Salud de la Cámara.

La entidad cumple un rol estratégico en la entrega de insumos a hospitales.

Mañalich está empecinado en cambiarle el rostro a Cenabast.

La auditoría plantea que la mantención de las bodegas es tan deficiente que “son un basurero donde campean los roedores, fecas y orina. Es algo vergonzoso que hay que terminar”, según cuenta Mañalich.

El plan de Salud busca que Cenabast sólo se haga cargo de las licitaciones por más de $40 millones. De esta forma se pretende asegurar una ventaja comparativa que ahorre dinero al fisco. Según datos de Salud, sobre este monto, Cenabast puede llegar a conseguir precios hasta un 30% más bajos que si negociaran los distintos organismos públicos por su propia cuenta.

Bajo esta cifra, los ahorros son marginales, según datos entregados por el ministerio, por lo que serán los servicios de salud, hospitales autogestionados y municipios (en el caso de la atención primaria) quienes deberán realizar sus propios procesos de compra.

El nuevo modelo para la central de abastecimiento se comenzará a aplicar a partir de mayo, pero hasta el primer trimestre de 2012 convivirá con el actual sistema de compras.

Los activos de la central serán liquidados en el plazo “más breve posible”, según Mañalich, quien dijo que deberán hacerse ajustes de personal cuando estos cambios ocurran, lo que afectaría eventualmente a parte de los 250 funcionarios de la institución.

$ 5.000 millones de pérdidas arrojó el balance financiero de la auditoría a Cenabast.

$ 210.000 millones mueve al año la institución en intermediaciones de compras.

5.000 productos farmacéuticos distintos mantiene en sus bodegas la Central.

Mañalich: Jadue renunció por varias razones, pero más por motivos personales

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, se refirió ayer a la salida de la subsecretaria de Salud Pública, Liliana Jadue, sobre quien afirmó que “tuvo que dejar su cartera por diferentes razones, pero más por motivos personales”.

Junto con agradecer su labor, Mañalich explicó que “esta es una cartera muy difícil, y todos los que trabajan acá dan el máximo por la salud de los pacientes”, pero evitó hacerse cargo de los desencuentros que hubo entre ambos durante los últimos meses. “Es un sector muy difícil de cumplir con lo que se les pide”, agregó el titular de Salud.

Para Mañalich, “si hay o no diferencias, es porque es una cartera difícil y, efectivamente, yo no me quiero hacer cargo de si un día hubo un desencuentro con éste, con la otra o con la de más allá”. En el cargo que hasta el lunes ocupó Jadue quedó como subrogante la químico-farmacéutica María Soledad Carvallo, quien hasta ahora se desempeñaba como jefa de la división de políticas públicas y promoción.