domingo, 8 de septiembre de 2013

LA AGONÍA DE LA POSTA CENTRAL


DECLARACIÓN PÚBLICA


                                    LA AGONÍA DE LA POSTA CENTRAL


La Asociación de Funcionarios Médicos y dentistas del Hospital de Urgencias Asistencia Pública (HUAP, ex Posta Central), en el cumplimiento de los deberes que a sus afiliados les imponen sus Estatutos y la ética profesional, se ve en la obligación de informar a la comunidad la crítica y carente situación que vive la Institución en la actualidad.

1.- Denunciamos un clima laboral deplorable por la mala conducción de las relaciones laborales por parte de la dirección, traduciendose en una persecución a los funcionarios y medidas antigremiales abusivas. Luego de denuncias y movilizaciones gremiales, las autoridades han puesto en práctica: exoneraciones, traslados y comisiones de servicio ilegitimas, sumarios viciados y dirigidos, suspensiones arbitrarias, querellas en tribunales, ocultamiento de información, y rebajas  infundadas en las calificaciones funcionarias. Durante la última movilización de funcionarios paramédicos, se agregan inéditos desalojos por la fuerza pública, violación de las sedes gremiales y falsas acusaciones por muerte de pacientes, todas situaciones que repudiamos públicamente.

2.- Falta de especialistas. El deficit de especialistas en nuestro centro asistencial ha seguido aumentando. Es el mismo clamor que ha elevado la ciudadanía en regiones (como Tocopilla, Chiloé, etc), con el agravante que somos un centro de referencia y de alta complejidad, ubicado en el corazón de la Nación. Situaciones críticas se dan como ejemplo en la UCI, donde solo un 20% son médicos especialistas certificados; en el intensivo de quemados un 25%; en el Servicio de Urgencia solo 33% de médicos especializados, la mayoría de la plazas en estos servicios son ocupadas por médicos generales o en formación académica, que arriesgan su desempeño en situaciones de alta complejidad. Mención especial se debe hacer a la ausencia total de Cirujanos de tórax, infectólogos, radiólogos intervencionistas y de urgencias y urólogos.

3.- Desmantelamiento de los Servicios de Medicina y Cirugía: la actual administración impuso un plan de eliminación de los servicios clínicos, transformando esas camas en “indiferenciadas” es decir sin discriminar por tipo de patología, como en un hospital general de baja complejidad o tipo 4, constituyendo esto una medida anti reglamentaria, desplazando sus jefaturas titulares, y eliminando los equipos de médicos especialistas por exoneración y renuncias, con migración de estos a otros centros.

4.- Falta de medicamentos e insumos: en varios de los servicios hay grave deficit de medicamentos, antibióticos y sueros. También inexistencias de elementos quirúrgicos básicos usados en traumatología y cirugía (p.ej: fijaciones óseas). Esto debido a la suspensión de ventas por parte de proveedores, por el alto endeudamiento de este Hospital, el que ha sido ocultado por las autoridades por su monto escandaloso. Este hecho sumado al deficit de especialistas, podría ser la explicación al deterioro de las tasas de estadía y mortalidad en los servicios de paciente crítico (UCI, UTI), verificadas en estos últimos años.

5.- Derivación a otros centros y altas precoces:  la grave falencia de especialistas e insumos, obliga a la derivación y traslados de enfermos a otros centros públicos y privados, lo que conlleva riesgos para el paciente e ingentes costos, que agravan mas la abultada deuda de este Centro Hospitalario. La ya denunciada lacra de pacientes hospitalizados en camillas, ha disminuído por la baja sostenida del número de consultas a este Centro y por la peligrosa práctica de altas rápidas de pacientes en compensación o recién operados.

6.- Deficit de ambulancias: el SAMU, que si bien es una Servicio autónomo y desconcentrado, pero que asienta y coordina su trabajo dentro de nuestro establecimiento, denuncia un severo deficit de ambulancias, funcionando con apenas un 25% de los móviles necesarios para la Región metropolitana, de un total de 100 que requiere la población actual de la Capital.

Nuestra ética profesional y la Ley de Derechos del paciente, que resguarda el derecho a la información y seguridad en las prestaciones de salud, nos obliga a poner en conocimiento de la comunidad la situación crítica y carente en que debemos prestar los servicios que la población requiere y que las autoridades no han querido reconocer, ni menos solucionar, poniendo todo su empeño en perseguir y castigar a los denunciantes.

Abogamos por una refundación de la Institución como un centro de excelencia y referente regional de la Medicina del Trauma y del Paciente Crítico, con altos estándares de calidad y especialización para la Región Metropolitana.




Acordado en Asamblea, a 12 de Agosto de 2013.