jueves, 2 de julio de 2009

Infecciones por el nuevo virus de la gripe A (H1N1) en los profesionales sanitarios

01 JUL 09 | ¿Cómo cuidar la propia salud?
Infecciones por el nuevo virus de la gripe A (H1N1) en los profesionales sanitarios
Las recomendaciones del CDC para el personal sanitario:uso de elementos como los respiradores N95 en condiciones útiles, protección ocular y precauciones de contacto (guantes y camisolín).

Dres. Harriman K, Rosenberg J, Robinson S, et al.
MMWR 2009;58:641-645.

Al poco tiempo de haber sido identificado el nuevo virus de la gripe A (H1N1) en Estados Unidos en abril de 2009, el Centers for Disease Control and Prevention (CDC) elaboró recomendaciones para reducir el riesgo de transmisión en los ámbitos sanitarios. Se incluyeron recomendaciones sobre el empleo de equipos de protección personal, cuidados del personal sanitario (PS) después de exposiciones sin protección y recomendaciones de no asistir al trabajo al PS afectado por el virus.

Para comprender mejor el riesgo de adquirir la infección por el virus entre el PS y el impacto de las recomendaciones del control de la infección, el CDC solicitó que se informen los casos de PS. Para mayo 13, el CDC había recibido 48 informes de infecciones probables confirmadas causadas por el virus de la gripe A (H1N1). De estos casos, 26 informes incluyeron detalles sobre los factores de riesgo que pudieron haber causado la infección. Un 50% del PS adquirió la infección en un ámbito sanitario donde en un caso la transmisión fue de PS a PS y en 12 casos la transmisión pudo haber sido de paciente a PS. De los casos de posible infección de paciente a PS, se comprobó que solamente 3 PS utilizaron de rutina un barbijo o el nuevo respirador N95. Estos hallazgos señalan la necesidad de que el PS debe adoptar medidas más estrictas para evitar la infección.

"El PS debe adoptar medidas más estrictas para evitar la infección"

Después de haber sido identificados los dos primeros casos de infección por la gripe A (H1N1) en Estados Unidos el 15 de abril de 2009, el CDC solicitó intensificar la vigilancia en el PS mediante la distribución de un cuestionario que incluyó aspectos sobre el tipo de actividad laboral sanitaria, el tipo de facilidades, el contacto con pacientes con infección por virus de la gripe A (H1N1), o con pacientes que tuvieron infecciones respiratorias (neumonía, infecciones de las vías aéreas superiores, cuadros infecciosos similares a la gripe, etc) y el empleo de elementos de protección personal (guantes, camisolines, barbijos, respiradores N95, protectores oculares).

Para esta evaluación, se incluyó como PS a empleados, estudiantes, contratistas, médicos, enfermeras y voluntarios cuyas actividades estaban relacionadas con pacientes en ambientes sanitarios y laboratorios. En el análisis se incluyó solamente al PS con gripe A (H1N1) confirmada.

Los casos fueron categorizados utilizando criterios elaborados por esta investigación y teniendo en cuenta si la adquisición potencial de la enfermedad fue en la comunidad o en un ámbito sanitario basado sobre las exposiciones durante los últimos 7 días previos a la aparición de los síntomas.

El CDC recibió 48 informes de gripe A (H1N1) probable o confirmada provenientes de PS de 18 estados. Una información detallada del tipo y forma de exposición se obtuvo de 26 casos (18 confirmados y 8 probables), provenientes de 11 estados.

El tipo de actividad laboral sanitario se obtuvo en 25 casos: 5 enfermeras (20%), 4 asistentes de enfermeras (16%), 4 médicos (16%) y 12 personas en otras 10 actividades. De este PS infectado, dos (8%) fueron hospitalizados, uno de ellos tenía una afección subyacente. Ninguno requirió internación en unidades de cuidados intensivos ni tampoco hubo fallecimientos. De los 16 PS que aportaron información adecuada, la mitad se habían vacunado contra la gripe estacional desde diciembre 2008.

De los 26 participantes afectados, 12 (46%) atendieron a pacientes con gripe A (H1N1) (n = 6) o con enfermedades respiratorias (n = 6). Seis participantes (23%) tuvieron estrecho contacto con un paciente o con un miembro de la familia con gripe A o con alguna infección respiratoria. Un 15% había viajado recientemente a México. Utilizando el criterio de lugar de adquisición de la enfermedad, el 50% del PS la adquirió en un ámbito sanitario, el 42% restante en la comunidad y un 8% no informó la fuente de contagio.

"...el 50% del PS la adquirió en un ámbito sanitario"

De los 12 PS con infección adquirida por un paciente, 11 informaron haber utilizado equipos de protección personal durante el contacto con el paciente. Solamente 3 utilizaron barbijo o un respirador N95. Cinco usaron guantes, ninguno usó protección ocular y ninguno utilizó la combinación de 3 o más elementos.


Comentario editorial:

Las recomendaciones del CDC para PS en contacto con pacientes que tienen gripe A (H1N1) incluyen el uso de elementos como los respiradores N95 en condiciones útiles, protección ocular y precauciones de contacto (guantes y camisolín). Además, el CDC recomienda que en procedimientos donde se utilizan aerosoles (ej., broncoscopía), éstos se deben realizar en una habitación con atmósfera aislada y con presión de aire negativa. De acuerdo a estas recomendaciones, ninguno de los 11 PS infectados por pacientes se adhirió completamente a estas prácticas.

Los argumentos o razones para no adoptar medidas de protección adecuadas son:

1) la suposición de que estas prácticas no son necesarias o son inconvenientes o engorrosas

2) falta de elementos de protección

3) falta de entrenamiento en el control de la infección

4) incapacidad para proveer medidas sistemáticas y eficaces para la seguridad del PS

5) incapacidad para identificar pacientes y actividades que justifiquen las prácticas de prevención.

Además, algunas de las prácticas inadecuadas pueden haber ocurrido antes de que la CDC estableciera las medidas de prevención. De todas maneras hasta el presente, no hay evidencias que el PS se encuentre mucho más afectado que el resto de la población.

Los hallazgos de este informe están sujetos a varias limitaciones:

1) Existe un subrregistro en el número total de PS afectado.

2) La información recibida es incompleta, especialmente en el empleo de elementos de protección.

3) Algunos miembros del PS no registraron por omisión u olvido el contacto con pacientes infectados por el virus A o con cuadros respiratorios.

4) El número de PS participante en este estudio es pequeño.

"...mantener una fuerte adherencia a las estrategias para prevenir el contagio del virus H1N1 en ámbitos sanitarios"

Estos resultados destacan la necesidad de mantener una fuerte adherencia a las estrategias para prevenir el contagio del virus H1N1 en ámbitos sanitarios. Las estrategias incluyen controles administrativos (clasificación y aislamiento de los pacientes infectados), provisión de elementos de protección, entrenamiento y educación en el uso de estos elementos, identificación del PS enfermo y su exclusión de la actividad laboral.

Agradecimientos

Este informe está basado sobre contribuciones de: R Ryals, MD, G Gizaw, L Trigalet, Alameda County Public Health Dept, A Kao, PhD, D Sunega, D Rexin, San Diego County Public Health, M Cheung, MD, E O''''''''''''''''Malley, Orange County Health Care Agency, P Ptomey, J Kempf, K Haught, MD, R Purves, MS, C Sanchez, Tulare County Health and Human Svc Agency, P Kriner MPH, K Lopez, Imperial County Public Health Dept, Los Angeles County Dept of Public Health Novel H1N1 Team, L Ward, MA, V Williams, L Morgan, MPH, San Bernardino County Dept of Public Health, V Belmusto, MD, C Lockett, PhD, G Trochet, MD, Sacramento County Dept of Health and Human Svcs, F Schwartz, MD, A Goel, MD, S Cronan, M Cuevas, Marin County Dept of Health and Human Svcs, California; L Bondeson, MS, Portland Public Health Div, K Gensheimer, MD, P Smith, PhD, D Guppy, L Webber, Maine Dept Health and Human Svcs; B Gardiner, Baltimore County Dept of Health, S Smyth, Prince George''''''''''''''''s County Health Dept, A Chu, MHS, Maryland Dept of Health and Mental Hygiene; MC McKinlay, BD Stokich, Washoe County Health District, B Doman, MPH, Southern Nevada Health District; L McHugh, MPH, J Horner, MSN, New Jersey Dept of Health and Senior Svcs; T Luna, MSN, New Mexico Dept of Health; EJ Clement, MSN, R Garg, MBBS, New York State Dept of Health; CA Browning, MS, Rhode Island Dept of Health; and JF Halpin, MD, KJ Cummings, MD, RL Ehrenberg, MD, LJ Delaney, MS, MJ Keifer, MS, JA Decker, MS, B Bernard, MD, and A Weston, PhD, National Institute for Occupational Safety and Health, CDC.

♦ Comentario y resumen objetivo: Dr. Ricardo Ferreira