lunes, 20 de abril de 2009

Denuncian fraude electoral en Colegio Médico

Denuncian fraude electoral en Colegio Médico
Fin de febrero, Chile está “volviendo de vacaciones” y retomamos la “actividad normal” luego que en estos meses de verano el país disminuye notoriamente muchas de sus actividades, no así la nuestra que funciona las 24 hrs. del día y los trescientos sesenta y cinco días del año.
En lo gremial, retomamos nuestras actividades luego del “receso” del Colegio Médico, el cual cierra sus puertas durante prácticamente todo el mes de febrero.
Quienes se dieron un tiempo para leer la Revista Vida Médica, correspondiente a los meses diciembre 2008-febrero 2009 (volumen 60 Nº4), en la página 80 habrán podido leer los Acuerdos de la Sesión Ordinaria del Consejo General celebrada el viernes 24 de octubre 2008.

Según lo publicado en Revista Vida Médica, el Acuerdo Nº 32 sería el siguiente: “Por 32 votos a favor y cinco en contra, el H. Consejo General acuerda apoyar al Dr. Juan Luis Castro González y rechazar la querella criminal interpuesta en su contra por los doctores Rodolfo Santander, David Peralta, Alvaro Reyes, Cecilia Lagniel, Mauricio González Moncada, y Carlos Carrasco Jiménez…” etc, etc.
Hecho inédito en un Colegio Profesional: El Consejo General de nuestro gremio acordó “rechazar la querella criminal” presentada ante el 7º Juzgado de Garantía de Santiago, Tribunal de la República que admitió a tramitación la acción penal y ordenó que el Ministerio Público investigara el ilícito objeto de la querella.
Cabe preguntarse: ¿pueden dirigentes de un Colegio profesional pretender estar sobre la Ley?

Reiniciando nuestras actividades, hemos creído necesario hacer un breve resumen de lo acontecido desde la fraudulenta elección ordinaria de mayo 2008, hasta hoy, en que se nos ha iniciado un sumario ético por haber presentado una querella criminal contra Juan Castro González quien, en calidad de testigo, “faltó a la verdad” en el Segundo Tribunal Electoral de la Región Metropolitana.

PRIMERO:
En las elecciones generales ordinarias del Colegio Médico de Chile, de mayo 2008, se presentaron dos listas. La lista “A”, organizada por quien ocupaba el cargo de presidente en ese entonces, el Sr. Juan Castro González, quien no podía reelegirse por tercera vez por impedírselo los Estatutos Sociales. Cabe señalar que en la elección anterior no hubo votación, dado que la lista alternativa a Castro “no cumplió los requisitos” y fue descalificada por quienes detentaban el poder dentro del gremio, siendo entonces, la última directiva encabezada por Castro, elegida sin ningún voto.
En la Elección de mayo 2008, se presentó una segunda lista, lista “B”, denominada “MANOS LIMPIAS”.
El proceso electoral ocurre en el contexto de una grave crisis financiera del Colegio, aparecida incluso en la prensa (El Mercurio) y una fuerte crítica de amplios sectores de médicos a la gestión de Castro. La Lista “B”, “MANOS LIMPIAS”, se constituye, entre otros, con el propósito de terminar con el caos financiero y efectuar una auditoría con peritaje contable, a fin de precisar las pérdidas financieras y las responsabilidades comprometidas.
Es en este contexto en que se llevan a cabo las elecciones, con directivos salientes que no pueden correr el riesgo de ser desplazados de la dirección el gremio.
Gravísimas irregularidades e infracciones legales y reglamentarias ocurren en el proceso electoral:
a) Manipulación ilegal del Padrón Electoral
b) Funcionamiento ilegal de las mesas receptoras de sufragio.
c) Inhabilidad de uno de los candidatos a la Mesa Directiva Nacional de la lista oficialista.
d) Elección ilegal del presidente del Consejo Regional Santiago.

Todas irregularidades que conforman un fraude electoral, motivo por el cual presentamos una reclamación ante el Segundo Tribunal Regional Electoral de la Región Metropolitana (12 de junio 2008), requiriendo la nulidad de tales elecciones, Tribunal que admitió a tramitación nuestra reclamación.

SEGUNDO: En el transcurso de este Proceso, el testigo de la parte denunciada, Castro González, declara falsamente, a fojas 418 y siguiente (causa ROL Nº 341-2008) afirmando reiteradamente que un listado de firmas presentado al Tribunal, correspondía al respaldo de los consejeros a un acuerdo del Consejo General, cuando ese listado corresponde a la LISTA de ASISTENCIA al Consejo por parte de sus miembros, hecho que tiene relevancia, por cuanto las declaraciones de Castro se enmarcan en el intento de construir artificiosamente un medio probatorio en perjuicio de legítimas demandas de la parte reclamante.
En el ejercicio de nuestros derechos constitucionales y legales, presentamos una QUERELLA CRIMINAL ante el 7º Juzgado de Garantía de Santiago en contra de Castro González (6 de octubre 2008), como autor del delito consumado de faltar a la verdad en sus declaraciones como testigo en juicio civil, ilícito penalmente sancionado. Con fecha 7 de octubre 2008, el 7º Juzgado de Garantía de Santiago, declaró admisible la querella. Posteriormente, el 22 de octubre, la Fiscal del Ministerio Público, da orden de investigar al Jefe de la Brigada de Delitos Económicos (BRIDEC), investigación actualmente en trámite.

TERCERO: Posterior a la presentación de la querella criminal contra Castro, el Consejo General, en sesión ordinaria del viernes 24 de octubre 2008, acuerda pasar los antecedentes al Tribunal de Ética Nacional, “con el objeto que este Tribunal inicie juicio ético en contra de los querellantes”. (Drs. Alejandro Santander, David Peralta, Álvaro Reyes, Cecilia Lagniel, Mauricio González y Carlos Carrasco). Entre los días 12 y 19 de enero, por carta recibida en nuestros domicilios, nos enteramos que tal Tribunal “declaró admisible a tramitación la denuncia por infracción a la ética profesional”, presentada por el Consejo General en nuestra contra, por haber presentado una querella criminal en contra del Sr. Castro González, encausándonos en un Sumario Ético por violación a la ética profesional.
En tal comunicación, el Tribunal de Ética nos cita para el día 27 de enero 2009.
Decidimos no asistir, y en su reemplazo entregamos una carta dirigida al Tribunal donde recusamos formalmente a todos los integrantes del Tribunal de Ética y a sus abogados, por carecer, a nuestro juicio, de la independencia para actuar como jueces en este caso, toda vez que los integrantes del Tribunal de Ética dependen de quienes nos denuncian, en su nombramiento, remuneración anual, y en la permanencia y expiración de sus cargos y a sus abogados, por cuanto ambos son defensores de los denunciantes en el Juicio del Segundo Tribunal Electoral de la Región Metropolitana. Rechazamos ser juzgados por este Tribunal, por no dar garantías de ecuanimidad y por ya haber incurrido en graves actos que violentan nuestros derechos y anuncian resoluciones arbitrarias e ilegales.

Ha ocurrido anteriormente. Dirigentes detractores de quienes se han enquistado el poder, han sido denostados y expulsados del gremio, ocurrió con el Dr. Carlos Villarroel, penúltimo presidente del Consejo Regional. El Dr. Jorge Tisné, último presidente saliente del mismo Consejo, renunció antes. No aceptó ser enjuiciado por un Tribunal dependiente de los denunciantes.
No estamos dispuestos a aceptar se continúe usando y abusando del Tribunal de Ética como arma de eliminación política.

El Juicio en demanda de la anulación de las elecciones de mayo pasado por las graves ilegalidades cometidas, está pronto a terminar. Si el Segundo Tribunal Electoral de la Región Metropolitana fallara a favor nuestro, se anularían las elecciones y dependiendo de la causal o las causales de nulidad acogidas por el Tribunal, podría asumir de inmediato una nueva Mesa Directiva Nacional conformada por tres de los médicos que se pretende enjuiciar en el Tribunal de Ética.
No caben dudas que el resultado sería una “crónica de una expulsión anunciada”, haciendo a un lado a quienes nos hemos mantenido constantes en la exigencia de transparencia y democracia al interior del gremio.

Estimado colega: La profesión médica en Chile ha tenido un tremendo prestigio y respeto social. Tal posición de los médicos, es fruto de la inteligencia y decisión de nuestros antecesores, profesores y dirigentes, los que junto con desempeñar la academia no descuidaron la labor gremial, generando una actividad permanente en el Colegio Médico para ganar los espacios de legitimidad social para la profesión médica, es por ello que desde hace décadas los médicos obteníamos cuando nos movilizábamos, nos respondían cuando pedíamos y las autoridades se interesaban por conversar y negociar cuando nos poníamos firmes en nuestros planteamientos.
Se mantuvo la fortaleza, prestigio y credibilidad de nuestra organización sólo hasta que nuestros directivos fueron hombres y mujeres desinteresados del lucro gremial, de las ambiciones políticas y de la figuración a toda costa y a cualquier costo.
Desde hace algunos años a esta parte, hemos tenido algunos directivos más interesados en sus propios afanes y ambiciones que en el gremio y en sus colegas, allí está el resultado, un Colegio en crisis financiera, tal que el Fondo de Solidaridad Gremial se encuentra desfinanciado y no podrá responder a los beneficios de cuota mortuoria dentro de pocos años. Allí está también el poco respeto de las autoridades por las demandas de los médicos de base, en los hospitales públicos, en la Atención Primaria, Médicos Jóvenes, Médicos Jubilados, Médicos de Isapres, en el Servicio Médico Legal, Universidades del Estado, en Hospitales de las FFAA., en que la autonomía médica y la dignidad en el ejercicio profesional poco a poco va desmereciéndose. Allí está ese elefante blanco de Esmeralda 678, que consume tanto para “si mismo” que se está comiendo todos los recursos que financiamos durante largos años con nuestras cuotas sociales.
Mientras no ejerzamos con valor y dignidad nuestros derechos como asociados al Colegio Médico, no podremos rescatarlo del secuestro a que está sometido por algunos audaces. Mientras no entendamos que el prestigio de la profesión en gran parte fue conquistado por tener una organización unida y fuerte y que para mantener tal posición de prestigio social es necesario disponer de un Colegio limpio de malas prácticas gremiales, no será posible dar satisfacción a las justas demandas de nuestros colegas.

Nuestra organización requiere de nuevas ideas y nuevos hombres, colegas hombres y mujeres que sean capaces de recuperar la dignidad y el prestigio de la Orden Médica y que con fuerza seamos capaces de obtener soluciones concretas a las demandas de miles de médicos dispersos en el país que anhelan ejercer de un modo digno en beneficio de nuestros pacientes, de nuestras familias y del país, como siempre lo hicimos en el pasado.

Este año 2009, lo recibimos con renovadas energías gremiales, pues hemos recibido apoyos cada vez mayores de nuestros colegas quienes nos animan a perseverar en esta lucha por la dignidad médica, por el honor profesional, por la transparencia en el Colegio y por recuperar el Colegio Médico para los médicos y para que nunca más se usen nuestros recursos para financiar las carreras políticas de algunos individuos.

Le adjunto tres hojas correspondientes a carta dirigida al Tribunal Nacional de Ética, con timbre de ingreso en oficina de partes del Colegio Médico de Chile, el día 27 de Enero 2009.

Dr. DAVID PERALTA CASTRO
Presidente Capítulo Médico CRS San Rafael

http://www.theclinic.cl/2009/04/03/denuncian-fraude-electoral-en-colegio-medico/